#waitingfor

Waitingfor es una colección de sofás para salas de espera y ambientes públicos. Un proyecto personal que fue seleccionado en 2014 para ser presentado en el Fuori Salone, uno de los certámenes de mobiliario más importantes, y que se celebra dentro de la Semana del Diseño de Milán.

La idea surgió al observar la manera en la que actuamos en las salas de espera, sentados entre desconocidos, aislados en un mundo de emociones y sensaciones que nos negamos a compartir. Nace de esa situación tan incómoda.
Lo que pensé fue ¿Cómo podría sentirme dueño de mi tiempo y de mi espacio sentado aquí?
La respuesta fue construir un mix con las diferentes tipologías de asientos que utilizamos en nuestro día a día. Así nació la composición inspirada en un sofá Chester, con cojines muy cómodos y amplios, respaldo apitoné y brazo acolchado en piel. La tipología de butaca “privacy”, donde te puedes sentar y llegar a prácticamente esconderte. Y el “cojín terminal”, más ancho que un cojín normal, y pensado para los que siempre se sientan al final del sofá, en el brazo, en posición de estar a punto de salir huyendo.
He querido representar con formas y tipologías la mezcla humana y emocional que podemos encontramos en un lugar público para que, en una aparente situación de formalidad, seamos también capaces de expresar nuestra manera de ser y nuestro estado anímico eligiendo dónde y cómo nos sentamos.
En Italia ya pueden verse distintos modelos en oficinas, salas de espera y en showrooms de moda y mobiliario.

En los días de la exposición en Milan, empecé el proyecto de un diario fotográfico  de la gente que se sentaba en los sofás, para observar su actitud.

La idea surgió al observar la manera en la que actuamos en las salas de espera, sentados entre desconocidos, aislados en un mundo de emociones y sensaciones que nos negamos a compartir. Nace de esa situación tan incómoda.
Lo que pensé fue ¿Cómo podría sentirme dueño de mi tiempo y de mi espacio sentado aquí?
La respuesta fue construir un mix con las diferentes tipologías de asientos que utilizamos en nuestro día a día. Así nació la composición inspirada en un sofá Chester, con cojines muy cómodos y amplios, respaldo apitoné y brazo acolchado en piel. La tipología de butaca “privacy”, donde te puedes sentar y llegar a prácticamente esconderte. Y el “cojín terminal”, más ancho que un cojín normal, y pensado para los que siempre se sientan al final del sofá, en el brazo, en posición de estar a punto de salir huyendo.
He querido representar con formas y tipologías la mezcla humana y emocional que podemos encontramos en un lugar público para que, en una aparente situación de formalidad, seamos también capaces de expresar nuestra manera de ser y nuestro estado anímico eligiendo dónde y cómo nos sentamos.
En Italia ya pueden verse distintos modelos en oficinas, salas de espera y en showrooms de moda y mobiliario.

En los días de la exposición en Milan, empecé el proyecto de un diario fotográfico  de la gente que se sentaba en los sofás, para observar su actitud.Puedes seguir el proyecto en mi instagram:

https://www.instagram.com/mauriziotot/

Mira la entrevista completa en VEIN España:

Los comentarios están cerrados.